PANEL DE AUTOR - Ingrese buscando su libro en la Librería Online
Menú
Logo Dunken Stand en la Feria del Libro
Siempre al servicio del autor
Buscador Publicar mi libro
ISBN: 978-9877635256
EDITORIAL DUNKEN
COLOFÓN: 2018-07-23
72 páginas
LITERATURA

$220
u$s6.00
Sinopsis

Por qué escribimos? Con qué objeto lo hacemos? En un libro de 1969, la escritora Adela Grondona entrevista a sus colegas y les formula estas preguntas. Así, por ejemplo, para Silvina Bullrich, el escribir fue un impulso natural, como el hablar, que la llevó a componer versos desde los siete años. Algo parecido le sucedió a Borges, quien respecto a su infancia admite tener más recuerdos de cosas leídas que de cosas vividas. Agrega que escribir es una función necesaria para él, si no lo hace siente desventura y remordimiento. Para su amigo Bioy Casares, escribir es una vocación. Sara Gallardo, opina que para un escritor cada libro es una batalla espiritual que libra consigo mismo o contra el mundo; a veces se decantan elementos nobles y otras veces elementos innobles. Como Bioy, siente que escribir es su vocación y por lo tanto su deber. El platense Gustavo García Saraví, opina que en definitiva se escribe por orgullo, por una sana vanidad basada en la pretensión de permanecer después de la muerte. Creo que algo de esto último hay en este, mi primer libro. Escribir también puede ser un intento por vencer a la muerte, una vana pretensión por burlarse de ella; tironear de sus piernas magras y sus huesos bailoteantes, como la describió Mujica Láinez en el Hombrecito del Azulejo. También este libro parte de un elemento fantástico: Imagino que dialogo con mi madre cara a cara, como si estuviera viva mirándome y escuchándome; sueño que comparto con ella los recuerdos, las evocaciones de nuestros tiempos felices. Sumidos en un mundo que para nada se parecía a aquel del pasado, ésa era la materia de nuestras causeries infinites. También se puede interpretar como una carta escrita al más allá. No lo sé. Esto es lo que surgió de mi inspiración. Son relatos, evocaciones, a partir de lugares, personas, libros, viajes, mascotas e incluso números, que permanecen grabados a fuego sobre mi alma. Aún no logro entender cómo fue que el recuerdo de un simple número de teléfono, me suscitó semejante ensayo. En él, efectúo un análisis crítico del aquí y ahora de nuestro mundo actual, al que veo cada vez más sombrío e injusto. Tal vez parezca un elemento extraño en este catálogo de recuerdos. Pero no sólo se trata de recuerdos. También hay ideas y devaneos filosóficos. Es que en la literatura, como en la vida, existen luces y sombras. Sin embargo, cada palabra en este texto ha brotado como fruto perenne del amor y gratitud que siento por mis padres, a quienes les debo todo. Ciertamente, intento realizar un modesto homenaje a mi madre, pero también escribo sobre mi padre. Cuando quedamos huérfanos de ambos, ya no distinguimos entre uno u otro, los dos pasan a ser un bloque unido e indisoluble en nuestro corazón desgarrado.





COMENTARIOS SOBRE EL TÍTULO (por favor, no realizar consultas por este medio)