PANEL DE AUTOR - Ingrese buscando su libro en la Librería Online
Menú
Logo Dunken Stand en la Feria del Libro
Siempre al servicio del autor
Buscador Publicar mi libro
ISBN: 978-9878504100
EDITORIAL DUNKEN
COLOFÓN: 2019-12-06
160 páginas
Relatos

$800
u$s17.00
Sinopsis

Sentado frente al ventanal del living de casa en mi querida Laguna Larga, contemplando la blanca majestuosidad de la cordillera chubutense, una larga fila de preguntas golpea la puerta de mis pensamientos. ¿Como y por dónde empezar? ¿Cuál fue el disparador que apuntó hacia mí en este desafío que tengo por delante? ¿Que llevó a mi querido amigo Diego Laphitzondo a regalarme el honor de escribir unas líneas en la presentación de su compilado de relatos y cuentos?
Algo me indujo por algún motivo a bajar la mirada y depositarla en la vieja mesa de adelante del sillón. Allí, donde tengo los libros que más me han conmovido por diferentes razones, pegado a “La Rebelión de Atlas” de la célebre Ayn Rand, reposa “Días de Lluvia”, volumen de un autor que pintó como pocos las historias de un veterinario rural. ¿Casualidad? No lo sé. Solo sé que allí lo tengo recordándome las historias comunes que nos han unido, tanto en nuestra vida profesional como en nuestra historia de amistad. Cuantos relatos maravillosos de nuestras comunes raíces rurales de esta Argentina que se empeña en negar su origen y su destino. 
Debo confesar que esta nueva serie de narraciones agrupadas en “Asoma el sol”, me han emocionado tanto o mas que las de “Días de Lluvia”. De su pluma y creatividad trascenderán la inmensamente fiel compañera Lola, el olvidado caballo del boyero de tambo que tantas veces contemplé durante mis 35 años de trabajo con las lecheras, el Hermano Valero, que provoca la incógnita de por qué estaba allí todas las mañanas esperando la entrada de los alumnos hasta que su corazón se detuviera, habiendo desarrollado generosamente la capacidad de amar con la que el Creador lo había dotado. Qué decir de Don Ricardo Martínez, o de Papapa, que cuidaba amorosamente a su nieta, mi querida amiga María. Todos ellos trascendieron por miles de motivos, y lo harán para siempre cada vez que alguien en algún lugar de este mundo, tome éste libro escrito por Diego Laphitzondo y disfrute de sus relatos y cuentos tanto como yo. Los que se acerquen a ésta obra podrán también complacerse del maravilloso “El Rincón” sin siquiera haberlo conocido, reconociéndolo como el gluten que ligó toda la masa de familiares y amigos que se congregaban allí para compartir sus vidas y sus sueños. 
Queda por expresar mi deseo de corazón de que ésta nueva obra no sea la última. 
Sin siquiera notarlo, en la “V” que forma la unión de los cerros que me miraban disfrutar de mi lectura, tímidamente comenzó a asomarse el sol de la tarde…

 

Cristián A. Bengolea

 

 

 

 





COMENTARIOS SOBRE EL TÍTULO (por favor, no realizar consultas por este medio)