Editorial Dunken - Autores independientes - Publicar libro - Cómo publicar mi primer libro - Autoedición de autores - Editar un libro - Pasos para Editar mi libro. Todo lo que hay que saber para Editar mi libro.
PANEL DE AUTOR - Ingrese buscando su libro en la Librería Online
Menú
Logo Dunken Stand en la Feria del Libro
Siempre al servicio del autor
Buscador Publicar mi libro
user
Sobre Casas, Cristina Verónica

CRISTINA VERÓNICA SOBRE CASAS nació un 22 de febrero de 1958 en SM de Tucumán - Argentina, tuvo una infancia feliz y una adolescencia en la que quería destacarse y dejar una huella de su paso por el mundo. Quería ser astronauta o científica. Finalmente se inclinó por estudiar derecho sin concluir estos estudios, es cuando por su Fe en Dios se graduó como Profesora de Religión Católica, ejerciendo durante algunos años siempre en escuelas del interior de la provincia y, brevemente, en colegios privados. Fue también secretaria de un estudio jurídico y mamá de tiempo completo. Sus otros intereses la llevaron a ser Maestra Pastelera y escritora.
Inteligente, respetuosa, discreta y divertida, con un sentido del humor muy sano y una ética y una moral intachables que supo transmitir a sus hijos. Supo ser esposa, compañera y amiga. Sumamente organizada y ordenada, decía no gustarle las matemáticas pero llevaba la contabilidad familiar de forma impecable.
Siempre dispuesta a ayudar, siempre atenta a la necesidad de los demás anteponiendo a las suyas. Sin importar restar tiempo de descanso personal en pos de colaborar en algún proyecto.
La vida le puso retos fuertes y los enfrentó a todos, con entereza, valentía y dignidad, incluso al último, que luchó hasta el final.
Abría siempre las ventanas de casa para que entrara la luz y el aire y como solía decir: “para que parezca que en este hogar hay vida…”.
Tenía el don de cambiar la vida de quienes la conocían, generosa, atenta.
La jardinería no era su fuerte, en sus palabras “se me secan hasta las flores de tela…” le encantaban los pimpollos de rosas rojas y las rosas color té, y para sorpresa nos dejó una planta de Aloe Vera que cada día está más grande y más linda. Planta que recibió de regalo y trasplantó en una maceta ella misma. Habrá pensado en ese momento “seguro se seca…”.
La pasión por escribir la tuvo siempre, pero tímida como era no mostraba sus escritos a nadie, le preocupaba que no fueran lo suficientemente buenos como para compartirlos. Cuentos, poesías, historias de vida formaron parte de su repertorio. Manifestaba mediante la escritura sus emociones: las alegres y las tristes.
También gustaba de leer, especialmente la biografía de nuestros héroes nacionales, en especial Manuel Belgrano y José de San Martín, como así también historia argentina y novelas policiales y de misterio, sus favoritos: Agatha Christie y Wilbur Smith.
Dejó este mundo de manera serena un soleado domingo (Día del Señor), 1ro de julio de 2018, con apenas 60 años cumplidos y un montón de sueños por cumplir.
No obstante logró lo que quería, dejar una huella en el mundo, la dejó en cada uno que la conoció.



Ya se mostraron todos los resultados de la búsqueda