Editorial Dunken - Autores independientes - Publicar libro - Cómo publicar mi primer libro - Autoedición de autores - Editar un libro - Pasos para Editar mi libro. Todo lo que hay que saber para Editar mi libro.
PANEL DE AUTOR - Ingrese buscando su libro en la Librería Online
Logo Dunken Stand en la Feria del Libro
Siempre al servicio del autor
Buscador Publicar mi libro
ISBN: 978-9878505541
EDITORIAL DUNKEN
COLOFÓN: 2020-06-24
64 páginas
-

$500
u$s11.00
Sinopsis

Roberto Fernández Labriola, presenta en “El Mundo de la Posverdad”, el conflicto humano más difícil de resolver: El derivado de las posiciones encontradas de dos hombres que se plantan en uno u otro lado de la grieta. 
Si bien piensan lo contrario de la aventura de la vida, y esto genera un choque dramático tradicional,  agregan una situación que les impide llegar a una síntesis superadora. Y ese demonio agregado y atormentante –representado por las “fake news” de los medios de comunicación hegemónicos, tanto en la TV, como en los diarios y la radio–, unido al accionar de una parte de la Justicia Federal, severamente corrupta –enmarcada en el concepto de Francisco, de “lawfare”–, es el eje del drama devenido tragedia.
Esto es lo más paralizante y siniestro de toda historia humana. E imbuye, al clima del drama, de una sensación de asfixia creciente, ¡y hasta lo torna irrespirable! 
La indiferencia –y el odio– del neoliberalismo salvaje, encarnada en un protagonista, es la clave. Una falta de compromiso tan arraigada en su ser, que le da lo mismo que “el otro” esté con hambre o en guerra, o en la miseria y la enfermedad, que esté vivo o muerto; es más, ni siquiera puede pensar, pues le han robado el cerebro. Lo han vaciado de contenidos.  Le han cooptado el pensamiento. Le anularon la reflexión.  
La historia intimista y local, está, en esta obra, atravesada por la necesidad de todos de encontrar la verdad en la vida, en el mundo; y a través de ella, la realidad cotidiana.
Y se plantea dramáticamente la duda cruel: ¿Es “la verdad la única realidad” o es “la mentira la única realidad”? ¿Quién tiene la respuesta adecuada en este dilema ético del siglo? ¿Quién? El desembozar a los medios de comunicación, idealmente inventados para informar, es valiente y digno. Ellos se pueden convertir en una siniestra máquina de desinformación, sobreinformación,  información sesgada o simplemente mentiras disfrazadas de verdad. Patrañas de los poderosos; asesinato encubierto de los débiles: ¿Esa es nuestra época? ¿Es nuestro mundo de verdad o de mentira?  El verdadero drama, es que la respuesta a este interrogante es: sí, vivimos en la posverdad que es la forma más salvaje, perversa e inmoral de la mentira.
La falta de herramientas, la ausencia de recursos, que tiene el ser humano que habita este mundo aberrante, lo lleva a vivir atormentado, odiando, aunque lo disimule. 
El Sistema le quita los valores y no le permite hallar el camino que lo conduciría a la verdad y la solidaridad, únicos medios posibles para encontrar la Paz espiritual. 
Allí está el adefesio sin principios, allí la falsa calma, allí la falla moral, el esperpento ético del mundo contemporáneo, sumergido en las ruinas de un liberalismo indecente, decadente y con un grado de inequidad social, insoportable para toda persona de bien.

 

 

 

 





COMENTARIOS SOBRE EL TÍTULO (por favor, no realizar consultas por este medio)