Editorial Dunken - Autores independientes - Publicar libro - Cómo publicar mi primer libro - Autoedición de autores - Editar un libro - Pasos para Editar mi libro. Todo lo que hay que saber para Editar mi libro.
PANEL DE AUTOR - Ingrese buscando su libro en la Librería Online
Logo Dunken Stand en la Feria del Libro
Siempre al servicio del autor
Buscador Publicar mi libro
user
Monsech Segurado, Julio

Julio Monsech Segurado nació en Cláypole, Provincia de Buenos Aires, en 1952. Sus padres fueron de origen catalán y castellano respectivamente. Tuvo una formación educativa eminentemente técnica y, dado que sus padres eran “ateos”, creció alejado de cualquier fe religiosa, aunque educado en el más profundo respeto a todas las creencias religiosas e ideales políticos. Desde pequeño sorprendió a sus padres al recordar, por ejemplo, detalles de la construcción de su casa anteriores a su nacimiento; pero también acostumbró a sorprender con “recuerdos del futuro”. De origen humilde, aprendió a fabricar sus propios juguetes y a construir ciudades con el barro de la zanja de su casa quinta familiar. Convivió jugando y estudiando con vista a la huerta que supo cuidar, junto a una profusa variedad de árboles frutales, pinos y rosales. Disfrutó de la compañía de gran cantidad de animales de granja en su casa y su vecindario, como ovejas, vacas, caballos, perros, aves silvestres, cuises, comadrejas, lagartos y toda clase de bichos del campo. Hormigas, avispas, orugas, arañas, alacranes, serpientes, mariposas y otros varios fueron objeto de su curiosidad insaciable. Jugó al fútbol en el potrero, se trepó a todo gran árbol que se cruzó en su camino, construyó carpas, chozas, arcos, flechas y viajó en bicicleta o a dedo; o bien como mochilero en las peligrosas décadas del ‘60 y ‘70, mientras comenzaba a escribir poesía inconveniente. En 1976, cuando residía en la Patagonia y a causa de una imprudencia laboral, fue trasladado a una clínica en estado comatoso, sin esperanzas de supervivencia. A la madrugada, estaba “clínicamente muerto” y paseando fuera del cuerpo por toda la clínica, en busca de la enfermera: “enfermeraaa...”. A los pocos minutos, luego de ver lo que ven todos en dicho estado y ser consultado respecto a su voluntad de regresar para continuar su obra, resucitó. Sobrevivió a 45 días de internación, pero inmediatamente comenzó a repetir la experiencia de salirse del cuerpo de manera espontánea, ya sea para recorrer su entorno o viajar a las estrellas... Por aquellos tiempos, sin internet y con una experiencia tan traumática como tabú encima, su vida cambió diametralmente: más viajes –ahora voluntarios– y más poesía para relatar sus experiencias y morigerar así el impacto emocional por lo sucedido; más literatura científica y de ficción y más representaciones curiosas en madera tallada a cuchillo. Tiempo después, con la llegada de internet, dada su formación técnica y posibilidades de trasladarse voluntariamente al otro lado, no le resultó complejo adentrarse en algunos secretos de la física cuántica, para ayudarse a explicar mucho antes, lo que actualmente comienza a reconocer la ciencia como gran avance. Queda para otra ocasión la producción poética más antigua y un libro en prosa –casi terminado– mezcla de relato novelado de su vida e interpretación cuántica de sus viajes desde el “campo del punto cero”.

$200
MultiVersos Quánticos
Monsech Segurado Julio


Ya se mostraron todos los resultados de la búsqueda