Editorial Dunken - Autores independientes - Publicar libro - Cómo publicar mi primer libro - Autoedición de autores - Editar un libro - Pasos para Editar mi libro. Todo lo que hay que saber para Editar mi libro.
PANEL DE AUTOR - Ingrese buscando su libro en la Librería Online
Menú
Logo Dunken Stand en la Feria del Libro
Siempre al servicio del autor
Buscador Publicar mi libro
ISBN: 978-9878503479
EDITORIAL DUNKEN
COLOFÓN: 2019-10-16
152 páginas
-

Próximamente...
Sinopsis

Parece que nos toca vivir un tiempo extraño para escribir poesía. Eso porque la palabra poética, como todas las versiones metafóricas de la realidad, debe moverse en una dimensión atravesada por el vértigo de la realidad cotidiana. Un barco frágil que navega en medio de un mar caótico de sentidos y significados. Pero, ¿quién sabe? Tal vez para descifrar el caos es que Cande Salanueva escribe poesía. O para quitarle los velos a las penumbras que a veces —tantas veces— convierten nuestros días en noches oscuras. O para que las noches, cuando se vuelven un insomnio largo y demoníaco, recuperen su espíritu mágico y tranquilizador. O quizás todo junto. 
Miro hacia atrás y puedo verme como si fuera hoy mismo: tengo trece años, estoy en mi cuarto a mitad de la noche y escribo poemas. En el patio la lluvia golpea con languidez. El ritmo de las gotas marca el ritmo de mis palabras. ¿O al revés? Cuando cierro mi cuaderno de notas y dejo la lapicera en la mesita de luz y apago el velador me quedo pensando en el poema que acabo de escribir. Cierro los ojos y lo reescribo en mi cabeza. Diez veces. Cuarenta. Así hasta que me duermo. Y durante el sueño lo mismo: el poema cobra vida propia y se escribe de nuevo una y otra vez. Escribir es un modo de soñar despierto y de contar los sueños.  
Cande Salanueva comienza un viaje emocionante: va del mundo de los sueños al de la realidad cotidiana y al revés también. Pero no viaja sola y mucho menos desvalida: va con un libro de poemas en la mano. Ese libro es su propia voz, porque la alquimia del arte logra que las palabras escritas se conviertan en sonidos y en música del espíritu y el corazón. La poesía es un misterio muy antiguo. La voz de Cande, como la voz de la buena poesía, es una voz enigmática porque habla de sí misma, pero al mismo tiempo también habla de los demás. Lo que es personal se vuelve colectivo. Lo que es íntimo se vuelve público. Lo particular se transforma en general. La experiencia se vuelve símbolo. 
Buen viaje, Cande. El camino es largo, pero la poesía es una fiel compañera. 

 

 

 

 





COMENTARIOS SOBRE EL TÍTULO (por favor, no realizar consultas por este medio)